Nobel Rivas: 914 998 150 | Nobel Fuenlabrada :910 228 947 rivas@clinicadentalnobel.esfuenlabradaclinicadentalnobel.es

No hay artículo sobre una enfermedad bucodental que no termine recomendando acudir al dentista y realizarse una revisión dental. De hecho, de tanto repetir el mensaje, a veces da la sensación de que para la población ha perdido el significado. Es, salvando las distancias, algo así como cuando los padres les dicen a sus hijos “haced los deberes” y ellos, descarados, les dicen que sí “como a los tontos”.

Los odontólogos frecuentemente nos encontramos en nuestras consultas casos verdaderamente complicados que se podrían haber remediado con soluciones sencillas de haberse detectado a tiempo. Llega a ser frustrante insistir con aquello de “hágase una revisión dental al menos una vez al año”. Intentamos sembrar en terreno baldío.

Somos conscientes de que nuestros pacientes creen que, detrás de nuestro consejo, está la intención de cobrar por la consulta. Sabemos que con frecuencia la sociedad se olvida de que los dentistas somos profesionales sanitarios y que, más allá del interés económico, estamos comprometidos con la salud. Además, hay que subrayar que, para nosotros, genera mucho más beneficios un problema grave que uno leve.

En Clínicas Nobel no desistimos, le pedimos su confianza y le queremos brindar nuestra ayuda para mantener sus dientes sanos el mayor tiempo posible.

¿En qué consiste una revisión dental?

En las revisiones dentales en Rivas y Fuenlabrada no nos limitamos a hacer una exploración visual. Examinamos las encías, las mucosas y los dientes por todas sus caras.

Observamos con detenimiento los casos en los que hay apiñamientos o malposiciones porque son más propensos a sufrir la aparición de caries en zonas de difícil acceso. De hecho, cuando es necesario, prescribimos radiografías para verificar el estado de algunas piezas conflictivas.

También observamos la evolución de las piezas que han sido previamente tratadas. Las zonas con coronas o puentes suelen tener una especial predisposición a retener restos alimenticios y requieren de una atención particular.

Por otro lado, a pesar de que se han hecho grandes avances en cuanto a higiene dental se refiere, nos gusta supervisar que se está llevando a cabo una correcta limpieza diaria. A pesar de que no nos cansemos de promover las famosas tres veces diarias, somos muy conscientes de que, en la práctica, es difícil llevar a cabo este nivel de cuidados. Nuestra intención en las revisiones dentales es motivarte a realizar un buen cepillado y enseñarte las técnicas adecuadas para hacerlo.

¿Por qué son tan importantes las revisiones dentales?

  • La caries no duele

Si hay un problema dental frecuente, ése es la caries. De hecho, sabemos que hay individuos con mayor predisposición que otros e, incluso que, dentro de una misma dentición, hay unas piezas más propensas que otras.

En sus primeras fases, cuando sólo afecta al esmalte, la caries no duele. Esto le permite avanzar por el diente y llegar a los nervios o, incluso, fracturar el diente. Es en ese momento cuando comienzan dolores y molestias.

Eliminar la placa, sin duda, ayuda a prevenir la caries. Al fin y al cabo, si reducimos la cantidad de ácidos, la caries no tendrá tanta oportunidad de generarse.

  • La gingivitis no duele mucho

El primer síntoma de una gingivitis es un ligero sangrado de la encía. Aunque no debería ser lo habitual, es cierto que, inicialmente, esos sangrados pueden no estar provocados por un problema mayor. Esa circunstancia hace que, en origen, a la gingivitis no se le preste la atención que requiere.

Además, puede llegar a pasar desapercibida porque no duele mucho. Sin embargo, puede convertirse en una enfermedad mucho más grave.

  • La periodontitis no produce inicialmente síntomas importantes

Inicialmente la periodontitis o piorrea puede manifestarse como una gingivitis. Es una enfermedad más frecuente de lo que podría parecer. De hecho, según un estudio del Consejo de dentistas, la padecen entre el 16 y el 30% de los mayores de 35 años.

Si no se trata a tiempo, el desenlace pasaría por perder la inserción colágena, recesión de las encías e, incluso, la pérdida de hueso. Esto último podría suponer que la pieza dental dejase de tener sujeción.

  • El bruxismo es involutario e inconsciente

El bruxismo es lo que comúnmente se conoce como “apretar los dientes” y es un acto involuntario que se produce generalmente mientras se duerme. A la larga, este problema produce hipersensibilidad dental, dolor, dificultad al abrir o cerrar la boca y desgaste dental. Detectarlo a tiempo es la mejor forma de evitarlo.

  • Para evitar problemas y gastos mayores

Como acabamos de ver, los problemas en dientes, encías y mucosas acaban provocando enfermedades que pueden llegar a ser graves y cuyos tratamientos pueden ser caros y dolorosos. En el peor de los casos habría que extraer la pieza dental dañada. Párese un momento y piense: ¿mejor una revisión dental o un implante? Eche cuentas…

¿Cada cuánto tiempo?

Aquí podemos hablar de un mínimo de una vez al año, aunque la periodicidad varía en función de la persona.

Factores para aumentar el número de revisiones dentales serían:

  • factores genéticos
  • factores hormonales
  • la edad: en niños es recomendable aumentar la periodicidad
  • problemas como la sequedad bucal o la diabetes
  • consumo de determinados medicamentos
  • los tratamientos previos: a mayores intervenciones, mayor cuidado
  • apiñamientos dentales

En definitiva, depende del paciente. Una vez en la consulta les indicaremos cuándo debería volver a visitar nuestra clínica. La próxima vez, por favor, háganos caso.

A %d blogueros les gusta esto: